miércoles, 21 de septiembre de 2016

Manzanas



Hoy escribimos sobre una de las frutas más clásicas y que a la vez pasa muchas veces inadvertida: la manzana. Con multitud de variedades, es fresca, crujiente, cero calórica, rica en vitaminas, calcio, hierro y magnesio  y cómo no, muy fotogénica. 

Morder una manzana radiante es uno de los placeres con los que nos gusta empezar el día. 



La manzana, además, resulta muy versátil, se puede consumir fresca y sola, en ensalada, en zumos y también en deliciosas tartas, como nuestro Apfelstrudel.

Como ya sabéis, en Bitte tenemos nuestro propio huerto y algunos de los alimentos con los que trabajamos provienen de allí, como algunas de nuestras manzanas. Apostamos por la agricultura ecológica, tal y como la practicaban nuestros abuelos, y creemos que es definitivamente el futuro. Las manzanas se recogen, según la variedad, a finales de verano o otoño. ¡Mirad cómo van creciendo las manzanas de nuestro huerto!





martes, 20 de septiembre de 2016

Fiesta Balinesa



En Bitte hemos vuelto con las pilas cargadas después del verano, y ya el pasado viernes inauguramos la temporada de fiestas Bitte con una temática post-vacacional.


Aprovechamos la inspiración balinesa de nuestras vacaciones para recrear sabores y momentos del verano... No faltaron las camisas de flores, los daiquiris, mucha fruta exótica y un clásico de la cocina indonesia: el nasi goreng. Y cómo no, ¡siempre hay un hueco para un postre Bitte!


Todo aderezado de una gran compañía, buena música y nuestra agradable terraza...


Gracias a todos por acompañarnos, ¡y no os perdáis los próximos eventos en Bitte!


domingo, 18 de septiembre de 2016

Descubriendo Bali II



Las islas Gili
Hablamos de tres islas: Gili Air, Gili Meno y Gili Trawagan y en realidad pertenecen a Lombok. Resultan también un destino muy popular ya que están cerca de Bali (apenas 2 horas en ferry desde Padangbai) y son tres islas paradisíacas con arena dorada y aguas cristalinas.





Son un destino perfecto para relajarse, hacer snorkel o submarinismo ( nosotros vimos mantas y tortugas).También tienen una oferta entretenida de bares y restaurantes junto a la playa. Gili Trawagan es la más fiestera, Gili Meno la más tranquila pero con menos opciones de alojamiento y Gili Air la opción intermedia. Una vez alojados en una es rápido y fácil realizar escapadas a las otras dos, así como a Lombok, que está muy cerca. Pese a la cantidad de viajeros, resultan un destino totalmente recomendable, donde disfrutar de playas preciosas, admirar el fondo marino y relajarse con un buen zumo o cocktail mientras se disfrutan las increíbles puestas de sol. También son un destino ideal para practicar yoga o paddle surf.






Nusa Lembongan
Esta isla, a tan solo media hora en ferry de la costa balinesa, ofrece otra alternativa tranquila con buenas playas de aguas turquesas, desde la cual se puede coger un barquito para hacer snorkel o nadar entre mantas. El surf es otra de las alternativas que ofrece esta pequeña isla, donde podréis relajaros con menos ajetreo que en las playas de Kuta o el sur de Bali.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Descubriendo Bali I






Bali, la isla de los templos hindúes, los fotogénicos arrozales, las cascadas salvajes, las junglas sin fin, las playas surferas, los mil mercados donde regatear y las inolvidables puestas de sol. Desde Bitte os ofrecemos un recorrido por la isla más allá de Ubud y de la frenética Kuta, los destinos más populares.





Costa surfera y turística: Seminyak
La zona costera de Kuta y Seminyak destaca por su multitud de restaurantes, hoteles, tiendas de souvenirs baratos y caos urbanístico. Las playas no son especialmente bonitas, ni la zona tiene nada digno de ver, aparte de la oferta de ocio y tiendas. Seminyak presenta una oferta un poco más cuidada y refinada de restaurantes, tiendas con toques occidentales (a precios más altos que la media de Bali) y beach clubs. Un poco hacia al norte, en Canggu se puede respirar el ambiente surfero, con una mezcla de occidente y Bali (los warungs se alternan con opciones más occidentales) y locales frente a la playa. Las olas de esta zona atraen a muchos surferos, pero más allá de eso no tienen demasiado encanto ni son cómodas para el baño.




Desde aquí es fácil hacer una escapada al pintoresco Tanah Lot, un templo encaramado en una roca cuyo acceso tapa la marea al subir. Es especialmente bonito al atardecer, aunque las hordas de turistas que se congregan para intentar retratarlo en ese momento del día alejan todo el encanto o espiritualidad. Se puede recorrer el camino hacia la derecha y así visitar otro pequeño templo en otro acantilado (con menor número de turistas). El pasillo lleno de las típicas tiendas de pareos y recuerdos balineses con sus insistentes vendedores que hay que recorrer obligatoriamente para acceder al templo tampoco ayuda a mejorar la experiencia.

Centro cultural y artístico: Ubud
Ubud es una de las paradas obligatorias, al ser el corazón artístico y cultural de la isla.

Aparte del templo sagrado de los monos (no os dejéis distraer por la gracia de los monos, y admirar el templo, es uno de los más bonitos de Bali), el mercado donde podréis encontrar souvenirs y recuerdos (recordad regatear con los astutos vendedores) y la multitud de tiendas de antigüedades, spas y restaurantes, Ubud es una buena base desde la cual hacer excursiones a diferentes puntos de interés de la isla, como el Pura Gunung Kawi, un complejo que consiste de varios templos y varias esculturas talladas en la roca.


O el Tirta Empul, el templo del agua sagrada, donde podréis ver a los fieles bañándose en unas fuentes después de haber hecho sus ofrendas.
Cerca de Ubud también podréis visitar la cueva del elefante (Goa Gajah) o los famosos y pintorescos bancales de arroz de Tegalalang.



En Ubud, también os recomendamos acercaros  a Campuhan, un paseo de una media hora a través de un sendero pavimentado alrededor de la jungla, donde podréis apreciar pequeñas colinas llenas de palmeras y multitud de campos de un verde intenso. Aguantad un poco hasta el Karsa Kafé, donde podréis tomar algo rodeados de arrozales.







Norte: Munduk y los tres lagos
Al norte de la isla, Munduk resulta un destino menos popular y recorrido, pero de una gran belleza. Muchos realizan la excursión para ver el templo del lago (Pura Ulun Danu Beratan), pero no se aventuran más allá. La carretera se adentra en la jungla y si continuáis descubriréis dos lagos más (Danau Buyan y Danau Tamblingan) y unas vistas increíbles de la zona. Os recomendamos pasar una noche en la zona, explorarla, y ver el Bali menos turístico más de cerca. Hay multitud de excursiones posibles, para ver cascadas donde no encontraréis a nadie o en los bosques alrededor de los lagos, por ejemplo.





Volcán Batur
Una de las típicas excursiones es subir el volcán Batur de madrugada para ver el amanecer desde la cima. Se trata de una subida de unas dos horas (1700 metros de altura) que es obligado hacer con un guía de la zona (tranquilos, encontraréis a muchos ofreciendo sus servicios) pero una vez arriba el espectáculo merece la pena. 


Podréis contemplar la salida del sol tras el volcán Agung y con el lago Batur a sus pies. Otro de los atractivos de la zona son las piscinas de agua termal (caliente) justo al lado del lago, donde podréis bañaros mientras coméis o tomáis algo con unas vistas inmejorables.


Podéis alojaros por la zona o hacer la excursión desde Ubud, ya que se trata de una actividad popular que ofrecen muchas agencias.

Jimbaran y Sur de Bali
Jimbaran cuenta con una playa de arena dorada de gran extensión (no siempre cómoda al baño), con multitud de warungs, restaurantes y beach clubs. Es un buen punto para ver el atardecer y cenar marisco (después de haber consultado la oferta de restaurantes de la zona) en la misma playa. En la parte más sur encontramos el templo de Ulu Watu, que destaca por la espectacularidad de los acantilados donde se sitúa y por sus "simpáticos" monos que se divierten robando objetos a los turistas, esperando una recompensa a cambio de devolverlos. 



Entre estos dos puntos encontraréis varias playas pintorescas, de ambiente relajado y surfero, como la acogedora Balangan, con sencillos warungs y cabañas frente a la playa.

Para continuar nuestro recorrido hacia las islas Gili, hicimos parada de una noche en Padangbai ( muy recomendable), tiene sabrosos restaurantes enfrente de buenas playas.